Make your own free website on Tripod.com
Inicio | Conoce Tu Iglesia | Los Sacramentos | San Juan Bosco | Historia de los Papas | Liturgia | Oraciones | Horario | Galería de Fotos | Divina Misericordia | Enseñanzas | Santa Biblia | Adoración al Santísimo | Virgen María | Peticion de Oracion | Jesus | Videos | Pro-Vida | Los Diez Mandamientos | Pasajes Bíblicos | Diviertete Sanamente | Contactos Religiosos

st_john_bosco_x2.gif

nuevosan_juan_bosco.jpg

JESUS DE LA DIVINA MISERICORDIA

ROSARIO O CORONA DE LA DIVINA MISERICORDIA.


 INTRODUCCION

Este santo rosario de la Divina Misericordia, fue revelado por el Sagrado Corazón de Jesús a Sor Faustina, religiosa polaca, en los años 1931 – 1938 para implorar Misericordia a Dios y perdón por todos los pecados del mundo.

Principalmente por los que mueren a diario. Por lo que se han aumentado a este rosario ofrecimientos, peticiones y oraciones para hacerlo más agradable a nuestro Padre Celestial.

Esta petición se la hizo la Santísima Virgen, en Fátima a los niños en el tercer secreto que se guardaba en el Vaticano.

Este secreto se abrió en 1960 donde reveló la segunda guerra mundial y les mando que pidan perdón a Dios por todos los pecadores, ya que se están perdiendo muchas almas, por que nadie pide por ellas, por este motivo se pide perdón en este Rosario a Nuestro Padre Celestial por la Preciosisima Sangre, Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo su Hijo que es el mediador entre su Padre y nosotros para así alcanzar perdón y misericordia.

El don de la Gracia Santificante que nos hace hijos de Dios y herederos de su Gloria, es maravilloso, ya que es indispensable para nuestra salvación y se obtiene en el Bautismo y en la Confesión, nos hacemos hermosos y agradables a dios, y de esta forma alcanzaremos la salvación después de Nuestra Muerte e iremos a gozar de dios por los siglos de los siglos.

AMEN.



PROMESAS

“ Yo prometo al Alma que venerare esta imagen de la Divina Misericordia que no perecerá, Yo le prometo ya aquí en la tierra la victoria sobre sus enemigos especialmente en la hora de la muerte. Yo el Señor, la Protegeré como mi Propia Gloria”.

Estos rayos de Mi Corazón, que significan Sangre y Agua, protegen a las almas de la ira de Mi Padre.

Feliz el que viva bajo su sombra, pues la mano de la justicia de Dios no le alcanzará. A las almas que propaguen Mi  Misericordia yo las protegeré por toda su vida como una Madre a su niño, y en la hora de la muerte, para ellos no seré Juez, sino Redentor.

Esta última hora el alma no tiene otra protección que Mi Misericordia. Feliz aquella alma, que durante su vida estuvo unida en Mi Misericordia, pues la justicia de dios no la alcanzará.

La humanidad no encontrará Paz hasta que venga con confianza a Mi Misericordioso Corazón y le daré la Paz.



ROSARIO DE LA DIVINA MISERICORDIA.

Ven Espíritu santo y llena los Corazones de tus Fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor, envía señor tu espíritu y se renovará la faz de la tierra; Oh Dios que instruiste los Corazones de tus fieles con la luz del Espíritu  Santo, haz que por ese mismo Espíritu conozcamos el Amor a la Divina Justicia y llénanos para siempre de Celestiales consuelos por Cristo Nuestro Señor.

AMEN.

Señor Mío Jesucristo. Dios y Hombre verdadero, creador, padre y redentor mío, por ser voz quien sois y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa en el Alma de todo Corazón él haberte ofendido, propongo firmemente la enmienda de mis pecados, confesarme, cumplir la penitencia que me fuera impuesta, propongo firmemente la enmienda de mis pecados, confesarme, cumplir la penitencia que me fuera impuesta, ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados así confío en Vuestra bondad infinita que me perdonareis y me daréis gracia para enmendarme en Vuestro Santo servicio hasta el fin de mi vida.

AMEN.

 Señor abre mis labios.-
TODOS; y mi boca pronunciara tu alabanza.

 Acude Señor en mi Auxilio.-
TODOS; apresúrate Señor a socorrernos.

 En los Cielos y en la Tierra sea para siempre alabado.-
TODOS; el Corazón amoroso de Jesús Sacramentado.

 Dales Señor el descanso eterno.-
TODOS; y luzca para ellos la luz perpetua.

 Descansen en paz.-
TODOS; así sea.

 Padre eterno y te ofrezco el cuerpo, la sangre, el Alma y la Divinidad de tu Amadísimo hijo Nuestro señor Jesucristo, en desagravio por nuestros pecados, y por los del mundo entero.

AMEN.

TODOS: Jesús aquí estoy para que me utilices como tu desees.

 Jesús aquí estoy para inmolarme contigo y sé agradable a Nuestro Padre Celestial.

 Jesús aquí estoy para que me ames y permitas que esta miseria humana te ame, te adore, te alabe, y te glorifique eternamente, por los siglos de los siglos.

AMEN.

Oh Sangre y agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuete de misericordia para la humanidad, yo confío en Ti.
 



PRIMER MISTERIO

En este misterio nos ofrecemos víctimas, junto con Tu Divino Hijo, en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero. Principalmente por aquellos pecados de Soberanía y Avaricia y también te ofrecemos nuestras enfermedades, nuestros dolores, nuestras angustias, nuestras alegrías, nuestras miserias, nuestros trabajos, nuestras vidas. Enfermedades incurables que sufrimos y también te ofrecemos las de todos aquellos que están hospitalizados, de los que van a ser operados en este día, en esta noche. De las madres que van a dar a luz. De todos los heridos, de los que están confinados en una cama, en sillas de ruedas, en muletas o arrastrándose, de todos los ciegos, de los que están perdiendo la vista. De todos los ancianitos que no tienen que comer, que no tienen que vestir, que no tienen hogar, que están enfermos. De todos los presos, hombres, mujeres y niños. De todas aquellas familias que sufren la s consecuencias de las guerras, de las inundaciones, de los terremotos, tragedias, de todos aquellos niñitos huérfanos, desamparados, abandonados, que sufren desnudes, que sufren opresión por parte de sus padres o de otras persones, que sufren la separación de sus padres.

Todo esto te lo ofrecemos en desagravio, por los pecados de la humanidad, por la conversión de las almas a ti consagradas que andan mal.

Por todos aquellos que han perdido la confianza en ti, haz que regresen a ti, para que no se pierdan.

Por todos los sacerdotes, religiosos, religiosas y ministros. Consérvalos en tu santo servicio y líbranos del mal.

Por las vocaciones sacerdotales, danos Sacerdotes Santos que sepan gobernar tu anta Iglesia. Por los misioneros, haz que sea fructífera su labor, por la paz del mundo, por nuestro Santo Padre Juan Pablo II.

Por las faltas de nuestro propio corazón, de nuestras familias, hermanos, amigos, parientes, conocidos, bienhechores, compadres, ahijados, por todos los Siervos de la Divina Misericordia, por todos los Siervos del Divino Amor y por toda la Jerarquía Eclesiástica.

Danos a todos tu gracia para que por medio de ella nos arrepintamos por todo lo que te hemos ofendido; humildemente imploramos tu Misericordia y así salves nuestras almas.

TODOS: Mira que te lo pedimos por la Preciosisima Sangre de tu divino Hijo; por tu Divina Misericordia y por la intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima.

Te los pedimos señor.

Padre nuestro que estas en el cielo.
Santificado sea tu nombre.
Venga a nosotros tu reino.
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día.
Perdona nuestras ofensas como también nosotros
perdonamos a los que nos ofenden no nos dejes
Caer en la tentación y líbranos del mal.

Salve, Gloria y Credo (nada mas en el primer misterio se reza el Credo y la Salve
en los demás ya no).

 Por la pasión dolorosa de Jesús.
TODOS: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (diez veces).

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
TODOS: Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

AMEN.

Dadles señor el descanso eterno.
TODOS: Y luzca para ellos la luz perpetua.

 Descansen en paz.
TODOS: Así sea.

TODOS: Padre eterno; yo te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma, y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero.

 AMEN.



SEGUNDO MISTERIO

En este misterio nos ofrecemos víctimas, junto con Tu Divino Hijo, en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero. Principalmente por aquellos pecados de lujuria y de ira y también te pedimos por todos aquellos hermano que están agonizando en estos momentos, que están entregando la cuenta de su vida, TODOS: ten misericordia de ellos; te pedimos por todos aquellos que vayamos a morir en este día, principalmente aquellos que estemos en peligro de perderte, danos a todos tu gracia para que por medio de ella nos arrepintamos de los que te hemos ofendido, humildemente imploremos tu Misericordia y así salves nuestras almas, te pedimos por el eterno descanso de las almas del purgatorio principalmente por nuestros familiares y por todos aquellos que nadie pide por ellos, sácalos de su cautiverio y llévalos a gozar de Tu Santa Gloria.

TODOS: Mira que te lo pedimos por la Preciosisima Sangre de tu divino Hijo; por tu Divina Misericordia y por la intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima.

Te los pedimos señor.

PADRE NUESTRO.

 Por la pasión dolorosa de Jesús.
TODOS: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (diez veces).

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
TODOS: Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

AMEN.

Dadles señor el descanso eterno.
TODOS: Y luzca para ellos la luz perpetua.

 Descansen en paz.
TODOS: Así sea.

TODOS: Padre eterno; yo te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma, y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero.

AMEN.



TERCER MISTERIO

En este misterio nos ofrecemos víctimas, junto con Tu Divino Hijo, en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero. Principalmente por aquellos pecados de gula y envidia y también te pedimos por la conversión de los herejes, Cismáticos, Ateos, Judíos, Masones Comunistas, de los sin dios, hermanos separados de la Iglesia, reúnenos a todos para que seamos un solo rebaño bajo un solo Pastor, te pedimos por aquellos que están apunto de suicidarse.

TODOS: Ten misericordia de ellos.

Te pedimos por todos aquellos que te odian, que te aborrecen, que te maldicen, que te ultrajan, nosotros te amamos por ellos y te pedimos que nos des a todos tu gracia para que por medio de ella nos arrepintamos de lo que te hemos ofendido humildemente imploremos tu misericordia y así salves nuestras almas, te pedimos por las autoridades civiles, militares y religiosas, dales un Corazón Bueno, sencillo, prudente y sabio para que gobierne al mundo según tu Corazón.
 

TODOS: Mira que te lo pedimos por la Preciosisima Sangre de tu divino Hijo; por tu Divina Misericordia y por la intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima.

Te los pedimos señor.

PADRE NUESTRO.

 Por la pasión dolorosa de Jesús.
TODOS: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (diez veces).

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
TODOS: Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

AMEN.

Dadles señor el descanso eterno.
TODOS: Y luzca para ellos la luz perpetua.

 Descansen en paz.
TODOS: Así sea.

TODOS: Padre eterno; yo te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma, y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero.

AMEN.



CUARTO MISTERIO

En este misterio nos ofrecemos víctimas, junto con Tu Divino Hijo, en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero. Principalmente por aquellos pecados de Pereza, de Vanidad y de Impureza, y te pedimos por todos aquellos que no te conocen, permite que llegue hasta ellos la luz de tu Santo Evangelio para que te conozcan, te amen, te adoren, te den su corazón, y te pidan perdón por lo que te hayan ofendido y así salven sus almas, te pedimos por los rateros, asesinos, secuestradores, terroristas que no tienen compasión de sus víctimas, por todos aquellos padres de familia que matan a sus hijos, por las prostitutas por los adúlteros, por todos los pecadores de homosexualidad, por todos aquellos hermanos que viven alejados de ti, por todos los que propician el aborto, por todos los que manejan vehículos marítimos, terrestres y aéreos, por los estudiantes, por los viajeros, por los profesionistas, por los trabajadores en general, especialmente te pedimos por aquellas familias que hoy no tienen que comer, que no tienen que vestir, que no tienen hogar, que están enfermos, que no tienen trabajo, socórrelos Señor para que no desfallezcan de hambre y de miseria y danos a todos tu gracia para que por medio de ella nos arrepintamos de los que te hemos ofendido, humildemente imploremos tu misericordia y así salves nuestras almas.
 

TODOS: Mira que te lo pedimos por la Preciosisima Sangre de tu divino Hijo; por tu Divina Misericordia y por la intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima.

Te los pedimos señor.

PADRE NUESTRO.

 Por la pasión dolorosa de Jesús.
TODOS: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (diez veces).

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
TODOS: Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

AMEN.

Dadles señor el descanso eterno.
TODOS: Y luzca para ellos la luz perpetua.

 Descansen en paz.
TODOS: Así sea.

TODOS: Padre eterno; yo te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma, y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero.

AMEN.



QUINTO MISTERIO

En este misterio nos ofrecemos víctimas, junto con Tu Divino Hijo, en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero. Principalmente por aquellos pecados de Blasfemia, de Ultraje, pecados sacrílegos y por todos los pecados que vayamos a cometer en este día, o que se vayan a cometer, humildemente te pedimos perdón, por todas esas faltas con que ofendemos a Tu Divina Majestad, ten misericordia de nosotros, ten piedad de la humanidad, te pedimos por toda la juventud, que anda descarriada, principalmente por aquellos hijos pródigos, para que regresen a sus casas, no se pierdan y dejen de sufrir sus padres, ayúdalos señor, te pedimos por los matrimonios separados, por los que viven en amasiato, en adulterio, que viven mal, por las viudas, por los viudos, por las madres solteras, las madres abandonadas, por los padres abandonados, por todos los indigentes, los alcohólicos, drogadictos pandilleros, rateros y delincuentes, danos a todos tu gracia para que por medio de ella nos arrepintamos de lo que te hemos ofendido, humildemente imploremos tu misericordia y así salves nuestras almas.

TODOS: Mira que te lo pedimos por la Preciosisima Sangre de tu divino Hijo; por tu Divina Misericordia y por la intercesión del Corazón Inmaculado de María Santísima.

Te los pedimos señor.

PADRE NUESTRO.

 Por la pasión dolorosa de Jesús.
TODOS: Ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (diez veces).

Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo.
TODOS: Como era en el principio ahora y siempre por los siglos de los siglos.

AMEN.

Dadles señor el descanso eterno.
TODOS: Y luzca para ellos la luz perpetua.

 Descansen en paz.
TODOS: Así sea.

TODOS: Padre eterno; yo te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma, y la Divinidad de tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo en desagravio por nuestros pecados y por los del mundo entero.

AMEN.
 

Señor mío Jesucristo, te doy gracias por tu inmenso amor, por que nos habéis permitido entrar a tu corazón y morar en él, por que habéis fundido nuestro corazón al tuyo y por que solo vivimos con tu propio corazón, por eso queremos aclamar al Dios Santo y Eterno.

Padre Celestial que eres Dios.
TODOS: Te amo, te amo, te amo.

Hijo Redentor del mundo que eres Dios.
TODOS: Te amo, te amo, te amo.

Espíritu Santo que eres Dios.
TODOS: Te amo, te amo, te amo.

Santísima Trinidad que eres un solo Dios.
TODOS: Te amo, te amo, te amo.

Gloria................................................

Vamos a rezar un Padre Nuestro al Sagrado Corazón de Jesús, para que si tiene a bien darnos un buen día, darnos permiso de amanecer, o de anochecer, a todos los de la familia que andamos fuera de nuestras casas, nos libre de los peligros tanto materiales como espirituales. Así nos lo conceda.

Nos unimos a la intención de la Santísimo Virgen María y te damos infinitamente gracias porque nos has conservado la vida y nos has dado tu gracia, te pedimos que nos asistas en el último momento y nos concedas perseverar hasta al fin. Te pedimos que nos concedas el Don del Latido.

Padre nuestro..................................

Ave María.......................................

Gloria..............................................

Jesús, José y María.
TODOS: Os doy el Corazón y el Alma Mía.

Jesús, José y María.
TODOS: Asistidme en mi última agonía.

Jesús, José y María.
TODOS: Con vos descanse en paz el alma María.

Sagrado Corazón de Jesús.
TODOS: En ti confío.    (3 veces).

Santa María Reina de México.
TODOS: Salva Nuestra Patria  y conserva nuestra Fe.

Corazones de Jesús y de María.
TODOS: Sed vosotros la salvación mía.

Tu divina providencia se extiende a cada momento.
TODOS: para que nunca nos falte tu gracia, paz, salud, casa, vestido y sustento.

Tu divina providencia se extiende a cada momento.
TODOS: para que nunca nos falte tu gracia, paz, salud, casa, vestido y sustento y a la hora de la muerte, el Divino Sacramento.

ORACION DEL LATIDO

Oh Jesús yo te pido humildemente me concedas la gracia de salvar un alma por cada latido de mi Corazón, unido a los latidos del tuyo y a los del Corazón inmaculado de María Santísima, te lo suplico por tu Preciosisima sangre y por tu Divina Misericordia.
AMEN.

ORACION A LA SANTISIMA LLAGA DE LA ESPALDA.

Jesucristo mansísimo Cordero de Dios, yo pobre pecador, saludo y reverencio tu Santísima Llaga que padeciste en la Espalda llevando tu pesada Cruz, y que por causa de los huesos que de ella salían, sentías grandísimo dolor, sobre todas las otras de tu Santísimo Cuerpo, Adórote, dolorido Señor Mío, reverenciote y Glorificote de lo intimo de mi Corazón, y te doy gracias por aquella Santísima muy profunda y dolorosa llaga de tu Espalda, Supícote humildemente por aquel duro peso de tu Cruz, que tengas Misericordia de mí, y me perdones todos mis pecados tanto veniales como mortales y me acompañes en el camino de la Cruz, por las sangrientas pisadas Tuyas, alabada sea la Santísima llaga de la Espalda de nuestro Señor Jesucristo.

AMEN.

Padre nuestro.........................

Ave María..............................

Gloria.....................................      (3 Veces)
 

Oh santísima Cruz, oh Inocente y Piadoso Cordero, oh pena Grave y Cruel. Oh Pobreza de Cristo Mi Redentor, oh llagas muy lastimadas, oh corazón traspasado, oh sangre de Cristo derramada, oh pobreza de Cristo Amargada, oh Dignidad de Dios digna de ser Reverenciada, ayúdanos Señor para alcanzar la vida eterna.
AMEN.

Te ofrecemos Señor estas Indulgencias por todos aquellos hermanos que están muriendo en estos momentos y que las necesitan para su salvación.

TODOS: Recíbelos Señor.

Señor por tu Santísima llaga de tu espalda, yo te pido por todos los que están muriendo en estos momentos y los que vayamos a morir, especialmente los que estamos en peligro de perderte, danos a todos tu gracia para que por medio de ella nos arrepintamos de lo que te hemos ofendido, humildemente imploremos Tu Misericordia y así salves nuestras almas, te lo pedimos Sr. AMEN.

ORACIONA AL PACRE ETERNO

Padre Eterno por la pasión de Tu Hijo por lo que él sufrió, por esos dolores tan inmensos, yo me uno a esa Cruz, oh! Padre mío, oh padre Celestial, mira las llagas de tu Hijo, y dígnate recibirlas para que las almas se abran a los toques de tu Gracia, que los clavos que traspasaron sus manos y sus pies traspasen los Corazones endurecidos por el pecado, que su Sangre los ablande y los mueva a hacer penitencia, que le peso de la Cruz sobre los hombros de tu Divino Hijo, mueva las Almas a descargar el peso de sus delitos en el tribunal de la penitencia, por la Pasión de tu Hijo, te ofrezco ¡oh Padre Celestial! Esta Corona de Espinas de tu Amado Hijo, por los Sacerdotes, que su vocación sea más grande, que sean puros, que sean Santos, que sean buenos hijos Tuyos, digno de consagrar los misterios en la Santa Misa, también te ofrezco todo lo que sufrió Tu Hijo Clavado en esa Cruz, su ardiente sed, y todos los demás tormentos de su Agonía por todos los pecadores para que nos arrepintamos de nuestras culpas, por esa perseverancia con que tu hijo te rogó por los mismos que los estaban crucificando y con esa humildad te pedían, perdónalos por que nos saben lo que hacen, te pido que nos concedas un gran amor al prójimo y que esto te lo ofrecemos te lo pedimos por tu Divina Misericordia, que contigo vive y reina en la unidad con el Espíritu Santo por los Siglos de los Siglos.

AMEN.

LETANIA AL SAGRADO CORAZON DE JESUS

Señor ten piedad de nosotros.
TODOS: Señor ten piedad de Nosotros.

Cristo ten piedad de nosotros.
TODOS: Cristo ten piedad de Nosotros.

Señor ten piedad de nosotros.
TODOS: Señor ten piedad de Nosotros.

Jesucristo óyenos.
TODOS: Jesucristo óyenos.

Jesucristo escúchanos.
TODOS: Jesucristo escúchanos.

Hijo celestial que eres Dios.
TODOS: Ten piedad de nosotros.

Espíritu Santo que eres Dios.
TODOS: Ten piedad de nosotros.

Santísima trinidad que eres un solo Dios.
TODOS: Ten piedad de nosotros.

Jesús. – Rey de Misericordia que haz redimido al mundo.

(Después de cada invocación se dice
CONFIAMOS EN TI).
Jesús. – Rey de Misericordia por quien todas las cosas fueron creadas.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos has revelado el misterio de la Santísima Trinidad.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos revelaste la omnipotencia de Dios.

Jesús. – Rey de Misericordia que té manifiestas en la Creación de los Espíritus Celestiales.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos formaste de la nada.

Jesús. – Rey de Misericordia que abrazas todo el universo.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos da la vida eterna.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos proteges del castigo merecido.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos libras de la miseria del pecado.

Jesús. – Rey de Misericordia que te has encarnado para nuestra justificación.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos concedes misericordia por tus Santas Llagas.

Jesús. – Rey de Misericordia que brota de Tu Santísimo Corazón.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos diste a la Santísima Virgen María como Madre de
   Misericordia.

Jesús. – Rey de Misericordia por la cual has sufrido Tu Encarnación, Pasión y Muerte.

Jesús. – Rey de Misericordia por medio de la cual ayudas a todos en todas partes y siempre.

Jesús. – Rey de Misericordia por lo cual nos has prevenido con tus Gracias.

Jesús. – Rey de Misericordia la que has manifestado revelándonos los misterios divinos.

Jesús. – Rey de Misericordia que manifestaste instituyendo tu Santa Iglesia.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos has dado los Santos Sacramentos del Bautismo y de la    penitencia.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos has dado la Santísima Eucaristía y el Sacerdocio.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos has llamado a nuestra Santa Fe.

Jesús. – Rey de Misericordia que la manifiestas en la conversión de los pecadores.

Jesús. – Rey de Misericordia que la manifiestas iluminado a los infieles.

Jesús. – Rey de Misericordia que las revelas por la santificación de los Justos.

Jesús. – Rey de Misericordia que llevas a los Santos a la cumbre de la Santidad.

Jesús. – Rey de Misericordia que brota de tus Santas Llagas.

Jesús. – Rey de Misericordia que brota de tu Santísimo Corazón.

Jesús. – Rey de Misericordia que eres el único consuelo de los enfermos y afligidos.

Jesús. – Rey de Misericordia que eres el único consuelo de los Corazones afligidos.

Jesús. – Rey de Misericordia que das la esperanza a las Almas que se hallan en la      desesperación.

Jesús. – Rey de Misericordia que acompañas a todos los hambres siempre y en todas partes.

Jesús. – Rey de Misericordia que nos colmas con el Torrente de tus Gracias.

Jesús. – Rey de Misericordia que eres el Refugio, el consuelo de la Almas del Purgatorio.

Jesús. – Rey de Misericordia que eres la Corona de todos los Santos.

Jesús. – Rey de Misericordia que eres el gozo Celestial de los que se salvan.

Jesús. – Rey de Misericordia que eres la fuente Inagotable de los Milagros.

Cordero de dios que quitas el pecado del mundo.
TODOS: Perdónanos señor.

Cordero de dios que quitas el pecado del mundo.
TODOS: Óyenos Señor.

Cordero de dios que quitas el pecado del mundo.
TODOS: Ten Piedad y Misericordia de Nosotros.

Las misericordias de Dios son más grandes que todas sus obras.
TODOS: Por eso  cantare las Misericordias de Dios para siempre.

ORACION:

Oh Dios cuya Misericordia es infinita y cuyos tesoros de compasión no tienen límite, míranos con tu favor y aumenta tu Misericordia, dentro de nosotros para que en nuestras ansiedades no desesperemos sino que siempre con gran confianza nos conformemos con tu Santísima Voluntad, la cual es igual que tu misericordia por nuestro señor Jesucristo Rey de Misericordia quien Contigo y el Espíritu Santo Manifiesta Misericordia hacia nosotros por siempre.

AMEN.

CONSAGRACION AL CORAZON DE JESUS

Jesús yo deseo consagrarme a Tu Corazón Amantísimo y acepto darte mi voluntad, recibiendo en cambio la tuya para que así llegue a reinar Mi Padre Celestial y que el Espíritu santo me ilumine junto con tu Madre Santísima, para que te sea yo siempre fiel  en todos los instantes de mi vida y persevere hasta la muerte.

AMEN.

CONSAGRACION AL CORAZON INMACULADO
DE MARIA SANTISIMA

Yo hijo tuyo me consagro a tu Corazón adolorido e inmaculado. Madre Mía yo seré fiel con tu ayuda y protección, a ti te doy mi corazón para que este junto al de tu Divino Hijo y sea yo librado del fuego eterno, yo rechazo a Satanás y a todas sus pompas por que Madre Mía siendo yo tu Hijo no podré nunca servir al enemigo de Jesús, toma mi libertad, tu serás mi guía yo te entrego mi vida, mi sangre y todo cuanto soy dame tu gracia Madre Mía para que muera para el mundo y solo viva para ti y así ame los Corazones de Jesús y de María hasta la muerte mía.
AMEN.
 

Madre Mía, María Madre de Jesús, salvad a las Almas del mundo por intercesión tuya y por la Sangre de tu divino Hijo.

Padre Eterno: Yo te ofrezco el Cuerpo, La Sangre, el Alma y la Divinidad de tu Amadísimo hijo Nuestro Señor Jesucristo en desagravio por nuestros pecado y los del mundo entero.

AMEN.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal ten misericordia de nosotros y del mundo entero. (3 veces).
AMEN.

Oh Sangre y agua que brotasteis del Sagrado Corazón de Jesús como una fuente de Misericordia para la humanidad.

TODOS:  Yo confío en Ti.

Padre Eterno; te damos gracias por los beneficios que hemos recibido de tu infinita Misericordia, por conservarnos la vida, por darnos tu Corazón, por darnos tu Gracia y por permitir que tu Santísima Madre esté entre nosotros y sea mediadora entre el y nosotros y para pedir su Santa Bendición.

Un Padre Nuestro, Ave María y Gloria.

Oh Señora Mía, oh Madre Mía yo me ofrezco todo a Ti y en prueba de que te amo, te consagro en esta noche y para siempre, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi corazón, en una palabra todo mi ser, ya que soy todo tuyo Oh madre de Bondad cuídame, defiéndeme en este día, y en la hora de mi muerte.

AMEN.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan grandiosa belleza, a Ti Celestial Princesa, Virgen sagrada María, yo te ofrezco en este día Alma, Vida y Corazón míranos con compasión no nos dejes Madre Mía sin tu Santa Bendición.

Dulce madre no nos dejes, tu vista de mi no apartes, ven conmigo a todas partes, y solos nunca nos dejes, ya que nos proteges tanto como verdadera Madre has que nos Bendiga el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

AMEN.

Fin del Santo Rosario.

CANTO EUCARISTICO

Cantemos al Amor de los Amores.
Cantemos al Señor, Dios está aquí.
Venid Adoradores Adoremos.
A Cristo Redentor.

Gloria a Cristo Jesús, cielo y tierra.
Bendecid al Señor, Honor y Gloria a Ti.
Rey de la Gloria, amor por siempre a Ti.
Dios del Amor.

Nuestra Madre santísima nos pide, dirigiéndose muy especialmente a las personas que comulgan a diario o mínimo semanalmente, que ofrezcan - por amor – su vida a las intenciones de Su Inmaculado Corazón. Quien realice esta entrega total, dará gloria a Dios y salvará innumerables almas para que no se pierdan para siempre, sino que al menos a la hora de su muerte, alcancen la gracia de la eterna salvación.
 

CINCO PROMESAS DE LA SMA. VIRGEN PARA
LOS QUE HACEN EL OFRECIMIENTO DE VIDA

1. – Sus nombres estarán inscritos en el Corazón Inmaculado de la Virgen María.
2. – Por su ofrecimiento de vida, unido a los méritos de Jesús, salvarán a muchas almas de la condenación. El mérito de sus sacrificios, beneficiará a las almas hasta el fin del mundo.
3. – Nadie de entre los miembros de su familia se condenará, aun cuando las apariencias externas lo harían suponer, por que antes de que su alma abandone el cuerpo, recibirán, en lo profundo de su alma la gracia del perfecto arrepentimiento.
4. – En el día de su ofrecimiento, los miembros de su familia que estuvieran en el purgatorio saldrán de ahí.
5. – En la hora de su muerte estará a su lado y llevará sus almas sin pasar por el purgatorio, a la presencia de la Gloriosa Santísima Trinidad, donde en la casa hecha por el señor, se alegrarán eternamente junto conmigo.

El ofrecimiento hay que hacerlo con intención seria y pura y con espíritu humilde. Cada oración bueno obra, sufrimiento y el trabajo realizado con intención pura, posee gran valor, por que es ofrecido en unión con la Preciosa Sangre de Cristo y con su dolorosa Pasión.

Hagamos cuanto antes nuestro ofrecimiento y renovémoslo de tiempo en tiempo.
 

OFRECIMIENTO DE VIDA

MI AMADO JESUS, DELANTE DE LAS PERSONAS DE LA SANTISIMA TRINIDAD, DELANTE DE NUESTRA MADRE DEL CIELO Y TODA LA CORTE CELESTRIAL, OFREZCO SEGÚN LAS INTENCIONES DE TU CORAZON EUCARITICO Y LAS DE TU CORAZON DE MARIA SANTISIMA, TODA MI VIDA Y MIENTRAS VIVA, TODA MIS SANTAS MISAS, CONMUNIONES BUENAS OBRAS, SACRIFICIOS Y SUFRIMIENTOS, UNIÉNDOLOS A LOS MERITOS DE TU SANTISIMA SANGRE Y TU MUERTE DE CRUZ, PARA ADORAR A LA GLORIOSA SANTISIMA TRINIDAD, PARA OFRECERLE REPARACION POR NUESTRAS OFENSAS, POR LA UNION DE NUESTRA SANTA MADRE IGLESIA POR NUESTROS SACERDOTES, POR BUENAS VOCACIONES SACERDOTALES Y POR TODAS LAS ALMAS HASTA EL FIN DEL MUNDO.

RECIBE, JESUS MIO, MI OFRECIMIENO DE VIDA Y CONCÉDEME GRACIA PARA PERSEVERAR  EN EL FIELMENTE, HASTA EL FIN DE MI VIDA, AMEN.

LA SANTISIMA VIRGEN.
 
 

INVITO A LA PESCA APOSTOLICA DE ALMAS

“Hijos Míos que han hecho el Ofrecimiento de Vida”. Arrepiéntase todos los días, hagan lo mismo cada día por los pecados de todos los hombres, esto debilita continuamente el poder del espíritu maligno para tentarles y ayuda a la liberación de las almas que languidecen prisioneras del pecado.

Si practican sin interrupción el arrepentimiento por los pecados de los demás, es como un proceso que impide la propagación de un virus destructor.

Detiene la infección del alma, su enfermedad y hasta su muerte. Admiren, ¡qué fuera sobrenatural se esconde en el arrepentimiento que brota de lo hondo del corazón!. Sana, purifica y salva la vida.

Junto al arrepentimiento por los pecados de la humanidad entera, ¡supliquen –en unión con Mi Corazón Inmaculado- con clamor que llegue hasta el cielo, el perdón!. Así serán ustedes unidos a Mí, verdaderos e íntimos colaboradores de Jesús en la pesca de hombres.

Para que se realice esta promesa de Ofrenda de Vida se debe comulgar el primer Sábado de cada mes. Durante 7 Sábados. 

ESTATUTOS QUE REGIRAN A LOS GRUPOS
DE ORACION DEL SANTO ROSARIO DEL SR.
DE LA DIVINA MISERICORDIA

1. – Para ganar las gracias del Santo Rosario se debe estar en gracia de Dios, confesar y
  comulgar.

2. –  Rezar a Dios este Rosario por lo menos una vez a la semana. Por ser Oración dirigida
al Padre Celestial en desagravio por los pecados de la humanidad para que el día de    nuestra muerte nonos perdamos para siempre.

3. – Cuando estemos en la Oración usar el distintivo con la medalla del Sr. De la Divina
Misericordia. Y en los misterios ponerse en cruz, que es la señal de humildad y     Adoración.

4. – Venerar la Imagen del Señor de la Divina Misericordia y propagar este Santo Rosario, por donde quiera que estemos, principalmente en nuestros hogares, con nuestras familias y formar grupos para que se santifique y se retire Satanás de nuestros hogares y ganar con esta Oración los Méritos que se necesitan para nuestra salvación de nuestras familias y de toda la humanidad.

5. – Mandar aplicar una Santa Misa, por Intención a Acción de Gracia al Señor de la Divina Misericordia, cada segundo domingo de mes y rezar la novena dando principio el Viernes Santo y terminando, el Sábado siguiente de la Resurrección del SEÑOR.

                         _________________

Nuestro Señor se le apareció a la Hermana Faustina Kowalska y le reveló su Divina Misericordia para el mundo.

Estos son extractos de diálogos del Senior con la Hermana Faustina según lo escribió en su diario.

Pinta una imagen de acuerdo a esta visión, con las palabras " Jesús, en vos confío" Yo deseo que esta imagen sea venerada, primero en tu capilla y [después] en todo el mundo.   

Yo prometo que el alma que venere esta imagen no perecerá. También prometo victoria sobre sus enemigos aquí en la tierra, especialmente a la hora de la muerte. Yo mismo la defenderé con mi propia Gloria.  

Los dos rayos denotan Agua y Sangre. El rayo pálido significa el Agua que hace  las almas correctas. El rayo rojo significa la Sangre que es la vida de las almas.

Estos dos rayos salieron de las profundidades de mi tierna Misericordia cuando mi corazón agonizado fue abierto por la lanza en la cruz.

Fiesta de la Misericordia Divina

Yo quiero que esta imagen sea solemnemente bendecida el primer domingo después de Pascua; ese domingo ha de ser la Fiesta de mi Misericordia. En ese día, las profundidades de mi Misericordia estarán abiertas para todos.

Ese día, la plenitud de Mi tierna Misericordia estará abierta. Vertiré un océano de gracias sobre las almas que se acerquen a la Fuente de Mi Misericordia. El alma que se confiese y comulgue obtendrá completo perdón de sus pecados y del castigo merecido. (Diario de la Hermana Faustina, 699).

Las almas perecen a pesar de mi amarga Pasión. Estoy dandoles la ultima esperanza de Salvación; esto es, la Fiesta de mi Misericordia.

Deberíamos de esparcir esta devoción y hacerla conocida a los sacerdotes para que ellos se motiven a celebrar la Fiesta de la Divina Misericordia en honor de nuestro Senior.


Estoy ofreciendo a la gente una vasija con la cual puedan recoger las gracias de la Fuente de Misericordia. Esa vasija es esta Imagen con la leyenda: "Jesús, en Vos confío." (Diario de la Hermana, 327).

Oh, cuantas son las gracias que Yo le concederé a las almas que dicen esta coronilla; las mismas profundidades de mi Tierna Misericordia se estremecen por cause de aquellos que dicen la coronilla. Escribe estas palabras, Hija mía. Hablale al mundo acerca de mi Misericordia; deja que toda la humanidad reconozca my Misericordia infinita. Esta es un signo para los últimos tiempos; después vendrá el día de la Justicia. Mientras todavía hay tiempo, déjales tener recurso a la fuente de mi Misericordia' dejales aprovechar de la Sangre y Agua que que brotó para ellos.

Alienta a las personas a decir la Coronilla que te he dado... Quien la recite recibirá gran misericordia a la hora de la muerte... Cuando digan esta Coronilla en presencia del moribundo, Yo me pondré entre mi Padre y el, no como Justo Juez sino como Misericordioso Salvador... Los sacerdotes la recomendaran a los pecadores como su ultimo refugio de salvación. Aun si el pecador mas empedernido hubiese recitado esta Coronilla al menos una vez, recibirá la gracia de Mi infinita Misericordia. Deseo conceder gracias inimaginables a aquellos que confían en Mi Misericordia... A través de la Coronilla obtendrán todo, si lo pedido es compatible con Mi Voluntad. (Diario, 687, 1541, 1731).

Deseo que durante esos nueve días traigas almas a la fuente de Mi misericordia, que de allí podrán tomar fuerza y consuelo y cualquier gracia que necesiten en las adversidades de la vida, especialmente en la hora de la muerte. (Diario, 1209).

En la cruz, la fuente de mi Misericordia fue abierta ampliamente por la lanza para todas las almas --- A ninguna he excluido !

Entre mas grande sea el pecador, mas grande es su derecho a mi Misericordia.

Que ningún alma tema acercase a mi, aunque sus pecados sean como escarlata.

Las almas perecen a pesar de mi amarga Pasión. Estoy dándoles la ultima esperanza de Salvación; esto es, la Fiesta de mi Misericordia.

Las llamas de Misericordia me están ardiendo. Yo deseo derramarlas sobre las almas humanas. Oh, que dolor me causan cuando no las quieren aceptar!

Oh, que tan doloroso es para Mi que las almas rara vez se unan a Mi..... Yo las espero, y ellas son indiferentes hacia Mi.. Yo les amo tierna y sinceramente, pero ellas desconfían de mi.

Yo demando de ustedes obras de Misericordia las cuales deben de levantarse por su amor hacia Mi. Ustedes tienen que mostrarle misericordia al prójimo siempre y en todas partes. No pueden evadir esto o tratar de excusarsen de ello.

1541 Hija mía, alienta las almas para que digan la coronilla que Yo te he dado.

virgenmedallamilagrosa.jpg
MEDALLA MILAGROSA

Intenciones Diarias, Misericordia Divina

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los pecadores, todas las generaciones pasadas, presentes y futuras.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los sacerdotes y religiosos, especialmente aquellos que fallan en su sublime vocación.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todas las almas fieles y devotas.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los paganos y de aquellos que no te conocen. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los heréticos y cismáticos, aquellos que rechazan la religión Católica.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de las almas mansas y humildes, especialmente de los pequeñitos.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos aquellos que honran y veneran tu Misericordia. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de las pobres almas del Purgatorio. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de las almas tibias. 

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los que honran y veneran a la Virgen María.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las
penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos lo que honran a Jesús en el Santísimo Sacramento. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las
penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los que veneran las enseñanzas de la Iglesia Católica y del Santo Padre. 

Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, para el perdón de nuestros pecados y los del mundo entero. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los que están agonizando en este momento, concédeles el arrepentimiento y que vuelvan a Ti.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las
penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los que están pecando en este momento, y de todos cuando pecamos. Padre perdónanos, porque no sabemos lo que hacemos. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las
penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos aquellos que estas rezando por alguna petición especial, aquellos que esperan de tu bondad, los que están sufriendo una cruz pesada, muéstranos Tu Misericordia Padre generoso, ten Misericordia de nosotros.

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las
penas del Inmaculado Corazón de María ten piedad de todos los muertos, Tu solamente tienes el poder para levantarnos a la vida. 

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, 
ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, 
ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, 
ten piedad de nosotros y del mundo entero.

Coronilla meditada - Misericordia Divina 

 
El Padre Nuestro, Ave María y El Credo
Rezar cinco veces:
Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la Sangre, 
el Alma y la Divinidad de Tu Amadísimo Hijo, 
Nuestro Señor Jesucristo, 
para el perdón de nuestros pecados 
y los del mundo entero. 

Por los méritos de su dolorosa pasión y de las
penas del Inmaculado Corazón de María:

En la agonía en el huerto, 
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En la flagelación sangrienta,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En la coronación de espinas,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En su Juicio,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En la cargada de  la cruz sobre su hombro herido,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En su encuentro con la Virgen María,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En su encuentro con Cirineo, Verónica y las mujeres santas,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En sus caídas, 
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En el despojo de sus vestiduras,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En la crucifixión,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En su dolorosa agonía y muerte,
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En el traspaso de su Sacratísimo corazón, 
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
En las penas del Inmaculado Corazón de María por 
la pasión y muerte del Señor, cuando recibió el cuerpo 
de Jesús en sus brazos, cuando le colocó en la tumba 
y por su espera hasta la Resurrección, 
               Ten piedad de nosotros y del mundo entero.
Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, 
ten piedad de nosotros y del mundo entero.     [Tres veces al final]
         ____________________

JESUS DE LA DIVINA MISERICORDIA
 
 
Jesus esta vivo y nadie puede
discutirnos esta verdad, ya que a diario
lo miramos en cada uno de nuestro
projimo.
 
Cuando damos de comer al hambriento
alimentamos a Jesus;
cuando asistimos un enfermos
asistimos a Jesus;
cuando visitamos un preso
visitamos a Jesus;
cuando vestimos al desnudo
vestimos a Jesus
y cada accion o gesto que hagamos
a nuestro projimo, se lo hacemos a Jesus.
No olvidemos que tambien cuando
hablamos mal de alguien,
hablamos mal de Jesus.
 
 
 
 
 
 

Divina Misericordia
Sobre la Confesión con el Sacerdote

Acerca de la Confesión con el Sacerdote

Palabras del Señor a la Hermana Faustina Kowalska de Polonia (beatificada)

Cuando tu vayas a la confesión, a esta fuente de  Misericordia; la Sangre y Agua que fluyó de my Corazón siempre fluye sobre tu alma... En el Tribunal de la Misericordia [El Sacramento de la Reconciliación] ... los milagros mas grandes toman lugar y se repiten  incesantemente ...Aquí la miseria del alma se encuentra con el Dios de Misericordia.
Vengan con fe a los pies de mi representativo... Yo mismo estoy esperandoles allí. Yo tan solo estoy escondido por el Sacerdote... Yo mismo actúo en tu alma... Haz tu  confesión ante Mi.
La persona del Sacerdote es, para mi, solamente una  pantalla. Nunca analices que clase de Sacerdote es que Yo estoy usando; ábrele tu alma en la confesión como si lo hicieras conmigo, y Yo te llenaré con My Luz...
Así estuviera un alma como un cadáver descompuesto, de  tal manera que desde el punto de vista humano no hubiera esperanza de restauración y que todo ya estuviera perdido, no es así con Dios. 
El milagro de la Divina Misericordia restaura esa alma en plenitud.... Desde esta fuente de Misericordia las almas atraen gracias solamente con la vasija de la confianza. Si su confianza es grande, no hay limite a mi generosidad.
 

Nuestro Señor ha enfatizado la necesidad de que nosotros vayamos a la confesión y de que le recibamos en la Sagrada Eucaristía para que podamos obtener los mas  grandes regalos de su Misericordia.

Como Católicos tenemos la fuente de Misericordia en el confesionario y en la Preciosa Sangre de la Eucaristía. 

Proclamemos este mensaje.

Oh, amado Jesus

Oh, amado Jesús.
Ayúdame a esparcir Tu fragancia
por donde quiera que vaya.
Inunda mi alma con Tu Espíritu y Vida.
Penetra y posee todo mi ser tan completamente, que mi vida entera sea un resplandor de la Tuya.
Brilla a través de mi y permanece tan dentro de mi, que cada alma con que me encuentre pueda sentir Tu presencia en la mia.
¡Permite que no me vean a mi sino solamente a Jesús!

Quédate conmigo y empezaré a resplandecer como Tú, a brillar tanto que pueda ser una luz para los demás. La luz oh, Jesus, vendrá toda de Tí, nada de ella sera mia;
serás Tú quien resplandezca
sobre los demás a través de mi.
Brillando sobre quienes me rodean,
permíteme alabarte como mas te gusta.

Permíteme predicarte sin predicar,
no con palabras sino a través de mi ejemplo,
a través de la fuerza atractiva,
de la influencia armoniosa de todo lo que haga,
de la inefable plenitud del amor
que existe en mi corazón por Tí.

Amen

Rezando esta Coronilla, estamos gozando de las bendiciones y promesas que hiciera Jesus por medio de Sor Faustina.

.